martes, 4 de diciembre de 2012

EL ORIGEN DE LA NAVIDAD Sexta Parte

EL ORIGEN DE LA NAVIDAD Sexta Parte

Cuando Semiramis, mujer adúltera e idólatra dio a luz a su hijo, lo llamó Tammuz. Ahora la reina-madre de Tammuz, sin duda que había escuchado la profecía de la venida del Mesías que nacería de una mujer, pues esta verdad era muy conocida desde el principio. Satanás había engañado primero a una mujer, Eva; pero más tarde a través de una mujer, habría de venir el Salvador, nuestro Señor Jesucristo. Satanás, el gran falsificador, sabía también mucho del plan divino. Fue así que comenzó a suplantar falsedades acerca del verdadero plan, siglos antes de la venida de Jesús. La reina Semiramis como un instrumento en manos de Satanás, reclamaba que su hijo había sido concebido de una forma sobrenatural y que él era la semilla prometida, el “salvador del mundo”. Pero no solamente era el pequeño adorado, sino que también la mujer, la madre, lo era también igual o más que el hijo. Como podemos ver: NIMROD, SEMIRAMIS y TAMMUZ, fueron usados por Satanás para producir una falsa religión que a veces parece ser como la verdadera y su sistema corrompido llenó al mundo. Satanás no solo está presente en festividades como Halloween, sino en las que parecen que provienen del cielo, las festividades religiosas, tradiciones de hombres y que muchas veces como Iglesia de Jesucristo seguimos la corriente del mundo, en lugar de tener una decisión radical conforme a LA BIBLIA.

A lo largo de los tiempos y en todos los rincones del mundo a esta madre e hijo falsos se les ha rendido culto bajo diversos nombres. Semiramis se convirtió en LA REINA DEL CIELO y así continúa siéndolo hasta el día de hoy. La noche que nació su hijo, al cual llamó Tammuz, Semiramis la reina del cielo, hizo creer que adentro de su casa había un tronco seco, del cual, empezaron a florecer hojas verdes, hasta que el tronco seco, llegó a convertirse en un árbol verde y frondoso. Como era hábil para engañar lo logró y la gente le creyó. Dijo que Tammuz era Nimrod reencarnado en el árbol verde. La creencia se propagó como reguero de pólvora, tanto que muchas naciones tienen sus propias leyendas de árboles sagrados y vueltos a reverdecer. La gente empezó a adorar al árbol verde como símbolo de que era NIMROD, pues los adoradores de Nimrod no se dieron por vencidos con su muerte. Al pasar los años, cuando Dios sacó a Israel de Egipto, les prohibió rotundamente contaminarse con la adoración de árboles verdes y frondosos, pero ISRAEL no entendió y se contaminó con esas costumbres:

“No plantarás ningún árbol par Asera (nombre fenicio de Semiramis) cerca del altar de Jehová tu Dios, que tú te habrás hecho, ni te levantarás estatua lo cual aborrece Jehová tu Dios”. Deuteronomio 16:21. ¿Cuántas Iglesias hoy en día, de etiqueta cristiana, ponen sendos árboles de navidad desde sus púlpitos? Y muchos pastores dicen, es que lo vi en TV ENLACE, tal cual si ENLACE fuera más que la PALABRA DE DIOS.

“Destruyan por completo todos los lugares donde los pueblos que van a conquistar adoran a sus dioses; en los montes, en las colinas y BAJO LOS ÁRBOLES FRONDOSOS. Derriben sus altares, hagan pedazos las piedras y quemen LOS TRONCOS a los que rinden culto y destruyan las imágenes de sus dioses; borren de aquellos lugares su recuerdo” Deuteronomio 12:2. Si tu crees que con un árbol de navidad rindes homenaje y recuerdas a Jesucristo, puede que en la realidad seas parte del culto que por ignorancia aún se le rinde a NIMROD. Jesucristo nunca ordenó que recordarán su cumpleaños y mucho menos con un árbol..Abre los ojos en el Nombre de Jesús y no sigas tradiciones demoníacas…

Escuchen lo que Dios le dice a su pueblo en Jeremías 2:20-28 (según la BIBLIA CATÓLICA) “Desde hace mucho te rebelaste contra mí. Te negaste a obedecerme. Dijiste: “NO QUIERO SERVIR” sobre toda loma alta y bajo todo ARBOL FRONDOSO te dedicaste a la prostitución. Yo te planté como vid de la mejor calidad, como vid de la semilla más fina. ¡Pero te has degenerado tanto, que ya ni te reconozco!...Mira cual fue tu conducta en el valle, fíjate en todo lo que has hecho, pues a un ÁRBOL le dicen: Tú eres mi padre (NIMROD) y a una piedra: Tú eres mi madre (SEMIRAMIS). A mí en cambio me dan la espalda y no la cara…”

“Porque ellos también se edificaron lugares altos, estatuas, imágenes de ASERA (Semiramis), en todo collado alto y debajo de todo ÁRBOL FRONDOSO” 1ª. Reyes 14:23. Los árboles de navidad, más que recordar el nacimiento de Jesús, recuerdan el nacimiento de Tammuz o Nimrod reencarnado, según la religión Babilónica.

“Y sabréis que yo soy JEHOVA cuando sus muertos estén en medio de sus ídolos, en derredor de sus altares, sobre todo collado alto, en todas las cumbres de los montes, debajo de todo ÁRBOL FRONDOSO y debajo de toda encina espesa. Lugares donde ofrecieron incieso a todos sus ídolos”. Ezequiel 6:13.

Continuarà
fuente                    >>Septima parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada