martes, 4 de diciembre de 2012

EL ORIGEN DE LA NAVIDAD Novena Parte

EL ORIGEN DE LA NAVIDAD Novena Parte

Las Escrituras claramente indican que sólo hay un Mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo Hombre (1ª. Timoteo 2:5). A pesar de esto, el Catolicismo Romano enseña que María también es Mediadora y es por esto que las oraciones a ella forman una parte muy importante en el culto católico. Pero ¿Cómo fue que María vino a ser conocida como Mediadora? Nuevamente tenemos la influencia del paganismo, pues la madre-diosa de Babilonia, tenía nombres como Milita que significa La Mediadora. Y así esto también pasó a la Iglesia Universal, la cual hasta hoy en día habla de María como La Mediadora.

En Egipto el nombre de la diosa-madre era Isis y su hijo Horus (Osiris). Pues bien, uno de los títulos por los cuales Isis era conocida también era el de “Madre de Dios”. Más tarde este título fue aplicado a María por los teólogos de Alejandría. Nuevamente este era un intento para hacer aparentar la cristiandad semejante al viejo paganismo con la adoración a la diosa. Así encontramos que los títulos Reina del Cielo, Nuestra Señora de los Mares, Mediadora, Madonna, Madre de Dios y otros más que antes se atribuían a la diosa madre Semiramis fueron poco a poco aplicados a María. Tales títulos indican claramente que el supuesto culto de hoy a María es en realidad una continuación del culto a la diosa pagana.

Tan bien fijada en la mente pagana estaba la imagen de la diosa-madre con el niño en los brazos, que cuando los días de la Apostasía llegaron, la antigua estampa de Isis y Osiris fue finalmente aceptada, no solamente entre la opinión popular, sino por sanción episcopal, como el retrato de la virgen y su hijo. Se adjuntaron representaciones de Isis y su hijo en un marco de flores, esta práctica también fue aplicada a María, quien casi siempre es mostrada en la misma forma, como bien lo saben los estudiantes del arte medieval.

La diosa egipcia Isis era frecuentemente representada como parada en la “luna creciente” con “doce” estrellas alrededor de su cabeza. Incluso esto fue adoptado para María, pues en casi todas las iglesias católicas romanas del oriente europeo, se pueden ver cuadros de María en la misma forma, con las doce estrellas alrededor de su cabeza y la luna creciente bajo sus pies. Para satisfacer las mentes supersticiosa de los gentiles, líderes de la Iglesia, trataron de hacer a María similar a la diosa del paganismo y exaltarla a una superficie divina, para competir con la madre-pagana.

Y de igual manera se hicieron estatuas de María, a pesar de que la Biblia prohíbe tal práctica, en algunos casos, las mismas estatuas que habían sido veneradas como Isis con su hijo Osiris, fueron simplemente cambiadas de nombre y se dieron a conocer como María y su hijo Jesús, de modo que continuara el antiguo culto.

La mayoría de estas figuras con distintos nombres han sido adornadas con joyas en la misma forma en que lo están las imágenes de las vírgenes hindú y egipcia. María la madre de Jesús, no era rica, al contrario era pobre. Entonces ¿de dónde vinieron las joyas y coronas que se ven en las supuestas estatuas de ella? Obviamente tales representaciones no son cristianas; son de origen anterior al cristianismo.

Y así por compromisos unos muy evidentes y otros más disimulados, el culto a la antigua Madre de los Paganos, la Reina del Cielo, fue continuado dentro la Iglesia Universal con el nombre de María a quien sustituyó en lugar de la otra. Y este cambio ha venido engañando al mundo entero

La Biblia enseña que la adoración al árbol siempre tuvo que ver con la religión de culto pagano establecido por Nimrod, Semirams y Tammuz. El árbol verde y frondoso festejaba la natividad de Tammuz.

Jeremías capítulo 10 dice: “Oíd la palabra que Jehová ha hablado sobre vosotros, oh casa de Israel. Así dijo Jehová. No aprendáis el camino de las naciones ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las naciones las teman. Porque las costumbres de los pueblos son vanidad; porque leño del bosque cortaron, obra de manos de artífice con buril. Con plata y oro lo adornan, con clavos y martillo lo afirman para que no se muevan. Derechos están como palmera, y no hablan, son llevados, porque no pueden andar”.

Naturalmente las gentes de la época de Jeremías como lo indica el contenido del Capítulo 10, estaban haciendo realmente un ídolo del leño. No quiero decir que en nuestros tiempos la gente pone el árbol de Navidad en sus hogares o iglesias para adorar a un árbol. Lo que estamos diciendo es que el uso del árbol de Navidad es claramente algo traído del paganismo en una forma modificada. Pero cualquiera que sea la diferencia entre el viejo uso del árbol y las costumbres del presente, nadie puede negar que las costumbres son cosas de los hombres y Dios dice: “porque las costumbres de los pueblos son vanidad” (sin valor, vacías, no añaden poder al verdadero culto)

CONTINUARÁ...
fuente            >>Decima parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada